¿Por qué pesan a los pilotos de Formula 1?

Al ver la Fórmula 1 te habrás dado cuenta de que los pilotos se pesan en una zona designada para ello después de la carrera.

¿Por qué hacen esto? ¿Cuál es la cifra mínima que deben conseguir? Si te haces esas preguntas y quieres conocer las respuestas, justo debajo de estas líneas tienes las respuestas.

Te sorprenderá saber por qué se pesan los pilotos de F1.

Los coches de Fórmula 1 deben respetar un peso mínimo


El peso de los coches es muy importante en la Fórmula 1.

De hecho, cada año la FIA establece un “peso mínimo” para los vehículos y por ese motivo, las escuderías se esfuerzan por hacer el coche más ligero posible.

Para igualar las condiciones, el organismo rector de la Fórmula 1 impone un peso que todos los equipos deben respetar.

¿Cuál es el peso mínimo de un coche?

En 2021, el peso mínimo del coche es de 752 kg, excluyendo los 110 kg de combustible que los vehículos necesitan para cubrir la distancia de un Gran Premio.

Sin embargo, ese peso mínimo debe incluir al piloto.

Según el reglamento de la FIA, de los 752 kg, 80kg deben proceder del piloto. Si un piloto pesa menos de 80 kg, el equipo está obligado a añadir lastre al asiento del piloto para que alcance el peso especificado.

Tal es el control sobre este tema que al final de cada sesión, la FIA comprueba si el coche ha alcanzado el peso mínimo establecido.

De hecho, según el Reglamento de la Fórmula 1 de 2021, artículo 4.6.2, “… en ningún momento del evento, este [peso del piloto+peso del lastre] debe ser inferior a 80 kg”.

Y por ese motivo, es necesario pesar el coche y el piloto por separado.

El problema: los pilotos pierden varios kg durante un gran premio

Los problemas surgen para los equipos porque un piloto puede perder más de 4 kg por carrera debido a la pérdida de líquidos de su cuerpo.

Por ese motivo, antes de una carrera los equipos suelen indicar a los pilotos que beban grandes cantidades de agua para asegurarse de que no se deshidratan y de paso, evitar rápida pérdida de peso.

Sin embargo, hay un pequeño fallo en este sistema.

Cuando el peso del coche y del piloto está justo por debajo del peso mínimo establecido, al final de la carrera, los equipos suelen ordenar a los pilotos que recojan goma de la pista, ya que la goma se pega a los neumáticos y aumenta el peso del coche.

De este modo, cuando el coche llega al pesaje, acaba pesando más de 752 kg.

Deja un comentario